FacebookTwitter

Llegada de las Religiosas del Apostolado a la República Dominicana

  

Era un 13 de noviembre de 1943. Imaginemos aquél día  en que estas mujeres hacían su entrada al pueblo en un abierto y antiguo jeep que, dando tumbos, se deslizaba por la carretera internacional, en proceso de construcción.  Por esta vía, y bajo un sol ardiente, hicieron su entrada a Dajabón donde el pueblo congregado, junto a autoridades civiles y militares, les dieron la bienvenida. Luego, acompañadas por la Banda de Música, bajo aplausos y vítores, entraron a la Iglesia Parroquial Nuestra Señora del Rosario, donde se cantó un “Te Deum” en Acción de Gracias al Señor que les enviaba estas Religiosas al pueblo. Así se cumplía la esperanza del Padre Valentín Salinero S.J. de que sus Religiosas Apostolinas fueran a aquellos lugares donde nadie quería ir.                                                                                

En aquel entonces atravesaba Dajabón, y todos los pueblos que hacían frontera con Haití, una situación conflictiva por la expulsión y matanza de los haitianos decretada por la dictadura de Trujillo. Se hablaba para entonces de la dominicanización de la frontera que se había venido haitianizando por su prolongado contacto con los habitantes del vecino país.

 

Resulta casi imposible narrar las dificultades que encontraron las Religiosas al comienzo de su misión en la frontera, pero de seguro nunca olvidarán sus baños en el Masacre y los burritos en que se desplazaban a diario para repartir agua a la población.

Página 1 de 9