FacebookTwitter

Misión del Colegio del Apostolado

El Colegio del Apostolado del Sagrado Corazón de Jesús es un Centro Educativo Católico privado de educación básica y media, fundamentado en el carisma de las Religiosas del Apostolado del Sagrado Corazón de Jesús.

La misión del Colegio del Apostolado es la de contribuir con el compromiso evangelizador de la Iglesia en el marco del Sistema Educativo Dominicano, dando a conocer el amor de Dios, nuestro Padre que se hizo visible y tangible en la persona de Jesús.

El lema del centro "Venga a nosotros tu Reino" recoge la esencia de la labor educativa orientada a lograr en los sujetos un desarrollo integral que favorezca la consecución de una sociedad más justa y solidaria, propiciando:

  • El desarrollo integral en el gozo de la autorrealización y la autenticidad personal desde los más profundos valores humanos y cristianos;
  • El fortalecimiento de la Fe Cristiana, centrada en la persona de Jesús y comprometida con los más pobres y necesitados;
  • Formación de bachilleres con un alto nivel académico que le permita integrarse al mundo universitario y laboral con un compromiso social de responsabilidad, honestidad y servicio

 

Valores

Los valores básicos que nos distinguen como Institución Apostolina son:

  • Justicia concebida como el esfuerzo personal continuo de dar a los demás lo que es debido, de acuerdo al cumplimiento de sus deberes y derechos, propiciando que los demás hagan lo mismo.
  • Responsabilidad entendida como la capacidad de dar razón de sÍ y responder conciente y honestamente por los propios actos decididos en libertad, cuidando en sí y con los demás la puntualidad, la organización y el cumplimiento constante de los deberes que les son propios según su edad y condición.
  • Respeto concebido como la actitud de quien actúa y deja actuar, permitiendo la expresión libre de los demás dentro de los parámetros que aseguran una convivencia armónica y espontánea.
  • Fe entendida como fuente y cima de los valores humanos y cristianos en los que la persona, reconociéndose como hijo/hija de Dios y hermano/hermana de los demás, se compromete a vivir de manera coherente con el estilo de vida de Jesús de Nazareth.
  • Sencillez concebida como la actitud de autenticidad de la persona que manifiesta con su comportamiento habitual y cotidiano, sus intenciones íntimas. Sin doblez y con transparencia se muestra a los demás tal como es, en forma honesta y sincera.
  • Excelencia entendida como compromiso perseverante con la superación personal en todas sus dimensiones: biológica, afectiva, intelectual, psicológica y social.
  • Servicio comprendido como esa capacidad de "darse" a los demás de manera alegre y generosa, haciéndose cercano y disponible ante cualquier necesidad que amerite una actitud solidaria a favor del bien común.
  • Sociabilidad aprovechando y creando los cauces adecuados para la construcción de un medio ambiente propicio para el fortalecimiento de las relaciones interpersonales entre todos los miembros de la Familia Apostolina.